La página sobre Historia de España de Luis M. Riera

Luis Miguel Riera. Puedes comunicarte por la forma que indica la página o por el ragnarok.magazine@gmail.com (más lento  al aplicarse medidas especiales de seguridad)

Sobre el libro:

Robert Capa, Bilbao

En este libro encontrará el fruto de una investigación o, para ser más exactos, una parte. El contexto es el de una crisis profunda que se inicia en España y que se extiende en el tiempo sin que se encuentre una solución a la misma. En el libro le introduzco a una parte de esos partidos llamados partidos de «derecha» en un momento concreto. Así se encontrará con una serie de partidos que son incapaces de ponerse de acuerdo y por tanto una conclusión posible es la imposibilidad de que un sistema funcione. La necesidad de sobrevivir del «modelo constitucional republicano» tremendamente dividido, la existencia de una revolución comunista y el miedo en los partidos de «derecha» conducirá a buscar una solución temporal como es el enfrentamiento armado. La búsqueda del ejército lleva al apoyo de una parte del mismo a esa solución temporal. ¿Qué ocurrió? Que será el ejército el que nombre un «jefe» militar temporal hasta el final del conflicto armado, pero entenderá este que no hay una mínima base política coherente y aglutinadora en esos partidos de la «derecha» y así esa solución temporal se va alargando hasta que solo «ese jefe temporal», elegido por los militares, sea el que decida qué va a ocurrir en España.

Sobre el Autor.

Luis Miguel Riera de la Plaza

Sobre el autor

Nacido en la ciudad más antigua de occidente en 1964. Licenciado en Filosofía y Letras (Geografía e Historia) 1985-1990. Descubrí una pronta fascinación por la historia, lo que me condujo a su investigación y a sus procesos. Dedicado a la literatura con varios libros escritos, me he decidido finalmente a la publicación animado por familiares y amigos. También he colaborado en investigaciones, estudios y redacción de obras de compañeros y amigos. Armonizando esta inquietud con otros estudios como Biblioteconomía, Archivística y Documentación, Psicología Infantil, formación académica del profesorado de enseñanzas medias, coach, formador de formadores, blanqueo de capitales, perito judicial, agente inmobiliario, administrador de fincas y comunidades, y relaciones laborales.

31.08.2022

15.08.2022

Comentarios sobre la actualidad

Conferencia sobre nuestra historia

Historia de España

Todos contra el discurso del odio

Édouard Manet fue uno de los primeros artistas que supo ver que el mundo cambiaba y que las grandes ciudades se erigían como el lugar desde donde esos cambios se propagaban hacia el resto de la sociedad. Así, traslada a las experiencias cotidianas de la gran ciudad el halo grandioso que hasta ese momento el arte había reservado a los grandes relatos heroicos del pasado. Como Charles Baudelaire, estaba convencido que “el verdadero pintor, será aquel que sepa arrancar a la vida moderna su lado épico”.

La vida moderna se cifraba en las nuevas relaciones, los nuevos lugares donde estar y ser, las nuevas maneras de ver y de ser visto. Ambos entendieron la moda como un rasgo clave de esa modernidad.

Pertenece a una serie inacabada sobre las cuatro estaciones que Manet pintó en los dos últimos años de su vida. En todas las obras que conforman la serie, el artista presta gran atención al vestuario de las retratadas, mujeres reales, pintando diferentes elementos de la última moda femenina de la época para representar cada estación del año. El cuadro del Museo Thyssen-Bornemisza representa el verano, y en él la joven Henriette Chabot viste un traje de amazona oscuro. Ya desde el siglo XVIII las amazonas eran símbolo de mujeres modernas, emancipadas e independientes y conviene recordar que los trajes femeninos siempre se inspiraban en los masculinos.

Así, la imagen de esta amazona forma parte de un cambio en el mundo de las mujeres cuyo ámbito más íntimo fue cantado también por Baudelaire en una nueva idea de modernidad lésbica. Él fue el principal divulgador de la palabra “lesbiana” para referirse a la mujer homosexual de la Francia del siglo XIX. La raíz de este término se encuentra en la isla de Lesbos, en Grecia, donde hace más de dos mil quinientos años vivió la poetisa Safo, conocida por sus escritos acerca del amor entre mujeres.

Algunas estrofas del poema “Lesbos”, de la obra de Baudelaire Las flores del mal nos ayudan a enmarcar este contexto:

[…]
¿Qué nos quieren las leyes de lo justo y lo injusto?
Vírgenes de sublime hermosura sin velo,
¡El rito vuestro como todo rito es augusto,
el amor se reirá del Infierno y del Cielo!
¿Qué nos quieren las leyes de lo justo y lo injusto?
Porque yo fui entre todos por Lesbos elegido
Para que su secreto celebraran mis cantos,
Y desde la niñez al misterio admitido
Fui de las alegrías mezcladas con los llantos;
Porque yo fui entre todos por Lesbos elegido.

[…]
De Safo varonil, la amante y el poeta,
¡Más hermosa que Venus con su pálido albor
Y su mirada azul donde vence, violeta,
el tenebroso círculo que trazara el dolor!
De Safo varonil, la amante y el poeta.

[…]


Mientras tanto en el Reino Unido, el otro lugar de la geografía europea que se puso al frente de la modernidad, la doble moral victoriana dominaba los comportamientos sociales. Un ejemplo de esta dualidad lo podemos encontrar en una de las grandes obras literarias del momento, La importancia de llamarse Ernesto de Oscar Wilde, llena de dobles sentidos donde se ahonda en el concepto de la doble vida, a la que tantas personas homosexuales están acostumbradas. Oscar Wilde es también un ejemplo privilegiado de cómo esa doble moral puede llegar a fracturarse a través de los juicios a los que fue sometido.

Los juicios de Oscar Wilde (1895) son importantes por muchos motivos, entre ellos el de ser una de las primeras plataformas sobre las que se construyó un sentimiento, un modo de pensar y reflexionar sobre la homosexualidad contemporánea, que fue difundido por la prensa y que llegó a amplias capas de la población. Segundo, porque esa reflexión se produce en el marco de una persecución que producirá un mártir laico defensor de, en palabras de Wilde, “el amor que no se atreve a decir su nombre”. Tercero, porque el enorme escándalo fue aprovechado por el gobierno para utilizar la homofobia y la persecución homosexual como herramienta para aumentar su popularidad, algo desgraciadamente corriente en el nuevo siglo que empezaba.

11.07.22

12.06.22

VOTA DEMOCRACIA, CONSTITUCIÓN. NO VOTES DICTADURA.

El lenguaje. La fuerte motivación ideológica. Hay que combatir la discriminación, pero no puede confundir ¿Qué es el lenguaje? Desnaturalizar el lenguaje. Vota democracia, constitución y libertad o dictadura

 

 

 

No es algo nuevo. La manipulación de la Historia es una práctica tan vieja como deleznable. Es ponerla al servicio del partidismo y la propaganda. Durante siglos fue algo habitual. Un historiador no puede permitir que la ideología le ofusque, como sucedía con la historia patriótica, romántica o marxista. Este tipo de ofuscación es un mal característico de los que quieren que la Historia diga lo que les conviene. Es algo que sucede con numerosos estudios sobre la II República, la Guerra Civil y el Franquismo donde no se abordan estos temas tan complejos con rigor y objetividad. No se puede escribir sobre un suceso, un periodo o un personaje histórico desde la simpatía o la antipatía. Un mal historiador, por más renombre que tenga, es quien antepone la ideología al análisis y la búsqueda de fuentes, porque alguna de ellas entra en colisión con sus ideas preconcebidas. Un buen historiador para la izquierda es aquel que rezuma, precisamente, apriorismo a la hora de analizar la historia contemporánea de España. Desde Fernando VII hasta nuestros días hay que repartir etiquetas de buenos y malos para complacer los dogmas de la antihistoria y se cae, precisamente, en los excesos que criticaban de los Historiadores patrióticos del siglo XIX y parte del XX. En este mismo sentido, un buen historiador para el nacionalismo catalán es aquel que abraza los despropósitos que expanden algunos profesores poco rigurosos y numerosos aficionados a una historia que tenemos que escribir en minúsculas porque nada tiene que ver con la verdad.

 

Al historiador hay que exigirle objetividad. Con la mentalidad de los «historiadores de la memoria» no hay historia, sino la subjetividad de los recuerdos, el apriorismo de las ideologías y la investigación al servicio de la política. Durante años he escuchado y leído en mi querida tierra catalana auténticos despropósitos expandidos por profesores que habían ganado la cátedra o la titularidad a golpe de ideología. En cierta ocasión uno de ellos me dijo que nunca podría ser catedrático porque era de derechas y, por supuesto, no comulgaba con el nacionalismo. Este poder siempre ha sido generoso con los historiadores de la oficialidad. Es la versión de una Cataluña milenaria que fue invadida y perseguida por España, con hitos gloriosos como 1640 o 1714. Su visión del Pacto de Caspe, el rechazo a Fernando II de Aragón, conocido como el Católico, o su padre Juan II. El mito del príncipe de Viana y tantos otros que la propaganda expande desde la manipulación. La culminación final de la antihistoria es, por supuesto, 1714 y la visión sobre Felipe V y los Borbones en el siglo XVIII. En alguna ocasión he escrito que Felipe V merecería una calle en todas las localidades catalanas por la gran obra reformista de sus ministros. Uno de los historiadores que más admiro es el catalán Jaume Vicens Vives, que desapareció prematuramente aunque dejó una obra extraordinaria. No se limitó a ser un gran medievalista sino que su interés abarcó las edades Moderna y Contemporánea y la historia de la Economía con aportaciones decisivas. Hoy faltan en Cataluña historiadores como Vicens Vives y sobran aficionados a la antihistoria como son los historiadores oficiales del nacionalismo catalán.

 

Francisco Marhuenda

29.05.22

10.05.22

19.04.22

11.04.22

04.04.22

31.03.22

23.03.22

El clasismo del PSOE: condenar a familias sin recursos al modelo del fracaso escolar

El clasismo del PSOE: condenar a familias sin recursos al modelo del fracaso escolar

El origen del desastre educativo: tres leyes educativas impuestas por el PSOE

Desde luego, me sabe mal tener que salir en defensa de un gobierno con el que no me siento identificado, pero es que la jeta del PSOE ya me causa indignación. Hay que recordar que las tres leyes educativas que ha habido en nuestra democracia, cada una peor que la anterior, las hizo el PSOE. Dos de las leyes, la LODE y la LOGSE, las impuso con su mayoría absoluta durante el mandato de Felipe González, y la tercera, la LOE, la aprobó Zapatero gobernando sin mayoría absoluta y con el voto en contra del PP. Los socialistas no se molestaron en buscar el consenso con la oposición para sacar adelante ninguna de esas tres leyes, un hecho que deja sus actuales acusaciones de “arrogancia” y “prepotencia” como una demostración de cinismo en grado sumo. ¿Acaso el PSOE se cree que la potestad de promover reformas educativas es una exclusiva de los socialistas, y que ni siquiera un gobierno del PP con una amplia mayoría absoluta tiene derecho a legislar en ese terreno? Se ve que el espíritu de Pablo Iglesias sigue rondando Ferraz…

El PSOE, nervioso al perder su adoctrinamiento escolar obligatorio

Si el PSOE tacha de “machista” y “homófoba” esta reforma es porque a los socialistas van a perder los medios legales que usaban para adoctrinar ideológicamente a niños y jóvenes, de forma obligatoria, en los colegios. La más famosa herramienta que formaba parte de esa estrategia de adoctrinamiento, la asignatura de “educación para la ciudadanía”, tiene los días contados con esta reforma. Si el PSOE quiere seguir adoctrinando a niños y jóvenes en el feminismo radical y en las tesis del lobby gay, qué se monte un mitin o que promueva un colegio y que eduque en él a los hijos de sus afiliados como a ellos les parezca. El PSOE no tiene derecho a imponer su forma de pensar a los hijos de los demás, por mucho que sea crea con autoridad para ello y por muchas veces que se haya pasado por el arco del triunfo los derechos de las familias.

El clasismo del PSOE: condenar a familias sin recursos al modelo del fracaso escolar

 

Hijos de socialistas iban a la privada mientras sus padres arruinaban la pública

Pero si ya evidencia un tremendo cinismo la rabieta de los socialistas por la pérdida de sus herramientas de adoctrinamiento obligatorio en las escuelas, lo que ya es el colmo es que el PSOE aún se atreva a hablar de “clasismo” tras condenar al fracaso escolar a los hijos de los menos pudientes durante tantos años mientras dirigentes socialistas llevaban y llevan a sus hijos a colegios privados y elitistas. Esa situación deja al descubierto la situación creada por las políticas educativas socialistas desde que entró en vigor la LODE en 1985. Con los socialistas, los padres que no podían pagar colegios privados para sus hijos se veían condenados a llevarles a una enseñanza pública cada vez más deteriorada, menos exigente y más propensa al fracaso y el abandono escolar, e incluso en algunas comunidades sometida a disparatadas imposiciones lingüísticas apoyadas por el PSOE en Cataluña, Baleares y Galicia.

El PSOE no asume su error ni rectifica: quiere que todo siga igual

Lejos de rectificar, a pesar del enorme daño que han hecho a la enseñanza en España, los socialistas quieren que ese modelo de fracaso se mantenga, porque no les importa el porvenir de los alumnos: las escuelas sólo les interesan como fábricas de jóvenes adoctrinados en las tesis progres y dispuestos a aceptar las consigas del PSOE sin rechistar. Una escuela que exija esfuerzo, que valore el mérito y que busque la excelencia sería una escuela que rompería con las tesis del igualitarismo progre, según el cual hay que poner el listón lo más bajo posible para que el estudiante vago sea recompensado igual que un estudiante brillante, aunque con ello se incentive a éste a rendir menos, pues a fin de cuentas va a obtener el mismo resultado que quienes no se esfuerzan. Con esa filosofía, insisto, el PSOE ha conseguido ponernos a la cabeza de Europa en fracaso escolar, condenando a los hijos de los menos pudientes a un porvenir lastrado por una pésima formación, mientras los hijos de los pudientes mandamases del PSOE reciben una mejor en colegios privados. ¿Y aún tienen la tremenda cara de hablar de clasismo?

Cortázar responde a las disculpas del Papa por la conquista de México

 

El historiador Fernando García de Cortázar ha comentado En Casa de Herrero las afirmaciones del Papa pidiendo «perdón» por los «pecados» cometidos en la conquista de México, en una carta leída en el marco de las conmemoraciones por el aniversario. 

 

García de Cortázar ha señalado cómo el Papa ha seguido la «corriente» revisionista de los últimos años sobre la colonización americana y la conquista de México y ha dicho no sentirse sorprendido. 

 

En opinión de García de Cortázar, el Papa está encubriendo así «los pecados propios que sí deben ser perdonados«. “Debía pedir perdón por lo que él considera que ha podido equivocarse en su pontificado o por decir algunas barbaridades que han sido contestados por algunos católicos», ha dicho. “El perdón tenemos que pedirlo a gente de nuestra época, pero yo pedir perdón por lo que hizo Cortés en el siglo XVI me parece una solemne barbaridad y una solemne tontería”, ha considerado. También ha dicho que sería recomendable que el Papa se asesorase por historiadores para que viera también “las luces de la conquista de México”. 

 

El historiador ha señalado cómo Cortés «se sirvió de las divisiones entre las distintas tribus y etnias para dominar con 300 hombres un inmenso territorio«. Y cómo «lo que vino después de estos enfrentamientos y sacrificios humanos fue muchísimo mejor«. «El Papa podría recordar en estos momentos de espanto y de levedad del ser lo que dice un gran escritor mexicano, Carlos Fuentes«, que afirma «que una de las figuras más grandes del Renacimiento es Cortés y que gracias a él entra en México un idioma, una gran cultura« y «los grandes escritores españoles«.

García de Cortázar también ha señalado cómo España fue la primera potencia colonial que introdujo «en poquísimos años las universidades« y cómo la universidad de Santo Domingo es cien años anterior a la primera «de los ingleses en el norte», la de Harvard. «Ya estamos un poco hartitos de que seamos los españoles los que tengamos que pagar esos elementos de distorsión que no nos pertenecen«, ha dicho el historiador, que ha apuntado que es como si le pidiéramos al Papa, por vivir en Roma, que pidiera perdón porque «la maravillosa cultura grecolatina tenía la esclavitud«.

La escuela de Salamanca:

Espinosa reivindica la conquista española frente al Papa

 

El portavoz parlamentario de Vox asegura que España fue «ejemplar» en su llegada a otros territorios.

 

Vox ha vuelto a salir en defensa de la conquista española en México después de que el Papa Francisco haya pedido «perdón» ante el Gobierno de Manuel López Obrador por los «pecados» cometidos hace 500 años. Es la segunda vez que el partido mantiene un enfrentamiento por este motivo.

 

«No sé que hace un Papa, jefe de Estado del Vaticano, argentino, pidiendo perdón en nombre de los demás«, ha dicho el portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, al ser preguntado en rueda de prensa desde el Congreso por las palabras del Papa.

 

Espinosa de los Monteros ha recordado la defensa que hace su partido de la Hispanidad, por valores como libertad o la igualdad, y ha destacado el «legado cultural e histórico» del que España «debe sentirse orgulloso».

 

En opinión del portavoz de Vox, «España ha sido ejemplar, sobre todo si se compara con otras potencias, en su llegada a otros territorios» y ha defendido que «España nunca tuvo colonias sino territorios a ambos lados del Atlántico».

 

Vox, contra el Gobierno de México

 

Es la segunda vez que Vox sale en defensa de la Historia española ante México. Hace dos años, el presidente López Obrador reclamó a España pedir perdón por «los abusos cometidos durante la conquista», a lo que Santiago Abascal respondió en Twitter asegurando que su petición de reparaciones supone un «insulto» a México.

 

La reciente visita del presidente de Vox al país también suscitó polémica y críticas por parte del Gobierno mexicano, lo que derivó en un cruce de acusaciones después de que Obrador calificara al partido de «fascista, clasista, racista o corrupto», a lo que Abascal respondió asegurando que el presidente mexicano «abraza a tiranos y protege a narcos», en referencia al venezolano Nicolás Maduro.

Cortázar responde a las disculpas del Papa por la conquista de México

 

El historiador Fernando García de Cortázar ha comentado En Casa de Herrero las afirmaciones del Papa pidiendo «perdón» por los «pecados» cometidos en la conquista de México, en una carta leída en el marco de las conmemoraciones por el aniversario. 

 

García de Cortázar ha señalado cómo el Papa ha seguido la «corriente» revisionista de los últimos años sobre la colonización americana y la conquista de México y ha dicho no sentirse sorprendido. 

 

En opinión de García de Cortázar, el Papa está encubriendo así «los pecados propios que sí deben ser perdonados«. “Debía pedir perdón por lo que él considera que ha podido equivocarse en su pontificado o por decir algunas barbaridades que han sido contestados por algunos católicos», ha dicho. “El perdón tenemos que pedirlo a gente de nuestra época, pero yo pedir perdón por lo que hizo Cortés en el siglo XVI me parece una solemne barbaridad y una solemne tontería”, ha considerado. También ha dicho que sería recomendable que el Papa se asesorase por historiadores para que viera también “las luces de la conquista de México”. 

 

El historiador ha señalado cómo Cortés «se sirvió de las divisiones entre las distintas tribus y etnias para dominar con 300 hombres un inmenso territorio«. Y cómo «lo que vino después de estos enfrentamientos y sacrificios humanos fue muchísimo mejor«. «El Papa podría recordar en estos momentos de espanto y de levedad del ser lo que dice un gran escritor mexicano, Carlos Fuentes«, que afirma «que una de las figuras más grandes del Renacimiento es Cortés y que gracias a él entra en México un idioma, una gran cultura« y «los grandes escritores españoles«.

García de Cortázar también ha señalado cómo España fue la primera potencia colonial que introdujo «en poquísimos años las universidades« y cómo la universidad de Santo Domingo es cien años anterior a la primera «de los ingleses en el norte», la de Harvard. «Ya estamos un poco hartitos de que seamos los españoles los que tengamos que pagar esos elementos de distorsión que no nos pertenecen«, ha dicho el historiador, que ha apuntado que es como si le pidiéramos al Papa, por vivir en Roma, que pidiera perdón porque «la maravillosa cultura grecolatina tenía la esclavitud«.

17.03.22

09.03.22

02.03.22

España debe de buscar su camino en la defensa de su territorio.

23.02.22

07.02.22

Columna 1

Stanley G. Paine clama contra la operación de la memoria «histórica» y «democrática»

 

Para el hispanista, la ley de Memoria Democrática es el proyecto más dramático, arbitrario y punitivo respecto al debate histórico en Occidente.

 

Stanley Payne | Universidad de Wisconsin

 

La víspera del 14 de abril de 2021,  se ha recordado en Libertad Digital el artículo resumen del prestigioso historiador e hispanista sobre la II República española que estaba incluido en el libro 40 preguntas fundamentales sobre la Guerra Civil (2006). Responde a la segunda cuestión que se formula con el enunciado “¿Quiénes rechazaron una República constitucional y democrática?” En él ya se discute la idea que de la democracia tuvieron muchos antecesores de los que hoy se presentan como adalides de ella porque hablar de dictadura –como ha dicho uno de sus más conspicuos líderes– “no mola”.

 

En su respuesta a la pregunta, Payne realiza el que se considera una de las mejores síntesis de lo ocurrido en aquel período de la historia de España y sentencia que en realidad en la República, “el centro se empequeñeció y debilitó, la derecha moderada no se inclinó de manera decisiva hacia el centro y la izquierda moderada se volvió más excluyente, insistiendo en una República sólo de izquierdas, al tiempo que una gran parte del movimiento socialista abrazaba la revolución violenta».

 

Que hoy se disfrace lo que realmente ocurrió con las ofensivas sobre la memoria y los hechos que se realizan desde las legislaciones sobre la memoria histórica y democrática, sólo tiene como ventaja moral que muchos historiadores que hacen de su oficio un santuario de rescate de las verdades están investigando lo que ocurrió realmente, lo que se contrapone y mucho a lo que ocurrió “oficialmente”.

 

Uno de los historiadores que se ha enfrentado abiertamente a la concepción subyacente a las leyes de memoria histórica  —ayer mismo Boris Cimorra, hijo de quien fuera la “voz que venía del frío” en las emisiones de Radio Moscú para España, Eusebio Cimorra, nos recordaba que en la Rusia de Putin está perseguido administrativa y penalmente cualquier intento de contradecir la versión oficial sobre la Gran Guerra Patria soviética contra la Alemania nazi, revelando que no solo Hitler estaba preparando su ataque contra la Rusia bolchevique, sino que el propio Stalin estaba preparando un ataque contra la Alemania fascista, pero Hitler se le adelantó en un mes y pico—, ha sido Stanley G. Payne.

 

Ahora, en el número de mayo de este año de la revista First Things Magazine, Payne publica un artículo titulado Las políticas de la memoria, que ha sido traducido de forma celérica por el profesor y escritor Francisco  Núñez Roldán. Ayer mismo, cuando ya escribíamos el presente comentario, nos informó Javier R. Portella que el artículo de Payne había sido publicado, con la misma traducción, en El Manifiesto.com.

 

El artículo de Stanley G. Payne es revelador de cómo es considerada la operación de la “memoria histórica” por un autor que es  doctor en Historia por la Universidad de Columbia y profesor emérito de Historia en la Universidad de Wisconsin-Madison, donde ostenta la cátedra Hilldale-Jaume Vicens Vives. También es codirector del Journal of Contemporary History, miembro de la Academia Americana de Artes y Ciencias (American Academy of Arts and Sciences) y académico correspondiente de la Real Academia de la Historia.

 

Payne, que es un gran conocedor de la historia de la España del siglo XX y muy especialmente de los actores fundamentales de nuestra Guerra Civil, termina su artículo con una conclusión atronadora:

 

Por el momento, la extrema izquierda se mantiene obsesionada con deslegitimar a la monarquía parlamentaria establecida por la Constitución de 1978, esperando reemplazarla por una república radical de estilo Latinoamericano. La propuesta de institucionalizar la “memoria democrática” sigue sin embargo en pie. Es el proyecto más complejo en el mundo occidental para el uso sistemático de la Historia como arma.  Confirma la tendencia de la izquierda española, expresada desde hace dos siglos, en cuanto a hacer suyas las versiones extremas de las ideas izquierdistas. Y es un indicador de hacia dónde se dirigen los movimientos izquierdistas en el mundo occidental si se les permite avanzar sin freno.

 

El hispanista estadounidense ve el origen de la operación Memoria Histórica en el mismo Felipe González. Durante la Transición y gracias a ella, los partidos de la izquierda quisieron obtener una amnistía general para todos los delitos políticos previos a dicho momento sin excepción, lo que implicaba que la Historia dejase de ser motivo de enfrentamiento político porque ya no había culpables.

 

Pero en 1993, cuando Felipe González vio en peligro su gobierno, comenzó a identificar al Partido Popular con el dóberman franquista, que fue el primer acto de la estrategia de lo que luego se ha llamado Memoria Histórica. Recuerda Payne que “el victorioso primer ministro popular, José maría Aznar, declaró en 2002 que en España el uso del reciente pasado como arma con propósitos partidistas había sido enterrado por fin.  Estaba en un error». Y qué error.

 

Columna 2

 

Tras los primeros intentos del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, en enero de 2020 el gobierno socialista de España, encabezado por Pedro Sánchez, “presentó un proyecto de ley de hondo significado cultural y político: la ‘Ley de Memoria Histórica y Democrática’. De prosperar, dicha ley culminaría el esfuerzo de veinte años por parte de la izquierda española para limitar la libertad de expresión y remodelar la vida civil».

 

En esta ley, resume Payne, se establecería un “Consejo de la Memoria” nacional, con una política estatal integral para impulsar la visión de la izquierda sobre la España de principios y mitad del siglo XX. Junto al deseo de encontrar a los “desaparecidos” sólo del bando republicano, se quitan las lápidas del franquismo y se colocan las del republicano. Se trata de que el Estado español honre a unas “víctimas” sin aclaración precisa de si estuvieron implicados en asesinatos, masacres o ejecuciones extrajudiciales.

 

Para el historiador, la “proyectada ley es altamente punitiva. Los símbolos, reuniones o declaraciones considerados favorables al régimen franquista y a los vencedores de la guerra civil se considerarán infracciones contra la “memoria histórica y democrática”. Las penas propuestas incluyen un detallado cuadro de multas que van desde los doscientos a los cien mil euros, el cierre de seis meses a dos años de la entidad transgresora y la confiscación de fondos y bienes envueltos en dichas actividades. Que dicha ley restringirá dramáticamente la libertad de expresión, violando con ello la Constitución española, le resulta irrelevante al gobierno de Sánchez».

 

Por ello, La ley de Memoria Histórica y Democrática, para Payne,  es el proyecto más dramático, arbitrario y punitivo respecto al debate histórico que aparece en el mundo occidental. De hecho, es un claro exponente de la forma en que la izquierda contemporánea trata de usar la historia como arma para conseguir sus propósitos y silenciar a la disidencia. 

 

Nunca ha habido un pacto de silencio, como pretende la izquierda española, para ocultar nada. De hecho, relata Payne “lejos de permanecer callados durante la Transición Democrática, historiadores y periodistas anduvieron muy activos en los medios, inundando el país con estudios y relatos de la guerra civil y los años de Franco sin esconder los aspectos más atroces. Se reconocieron las pensiones y se honró a los veteranos de la derrotada República. El Gobierno homenajeó a los republicanos caídos, y viejos líderes revolucionarios responsables de numerosas atrocidades volvieron a España entre el aplauso popular».

 

Payne enmarca la estrategia de la memoria histórica de la izquierda española en una nueva orientación ideológica tras la decadencia del socialismo y la caída del comunismo. “La ideología de la izquierda española del siglo XXI rechaza casi todas las señas del pasado. Es hostil a casi todos los valores tradicionales, a diferencia de la socialdemocracia e incluso del marxismo-leninismo en algunos aspectos. La nueva ideología enfatiza la revolución cultural y sexual. La Historia deviene en un juicio-espectáculo político, poco más que una reseña de buenos y malos».

 

Es más, Payne distingue la prudencia inicial de Rodríguez Zapatero y señala a Pedro Sánchez como un memorialista desatado. Lo explica así: “El gobierno de Zapatero había creado una comisión nacional de expertos respecto al tema del lugar de reposo final de Franco.  Concluyeron que era recomendable enterrarlo en otro lugar, pero solo cuando se hubiera llegado a un consenso entre el Estado, las autoridades religiosas y la familia  Franco”, a la que se reconocía el derecho de elegir el lugar del nuevo enterramiento.

 

Pero Sánchez, considerando el tema de “extrema urgencia” tras 44 años, presionó hasta el máximo consiguiendo incluso que el centrismo y no pocos conservadores aceptaran abstenerse. De este modo se pretende blanquear y santificar como “democrática” la responsabilidad de la política revolucionaria de la izquierda entre 1934 y 1939, su papel obvio en el desencadenamiento de la guerra civil y  de la violencia general “y al extendido pillaje y destrucción que llevaron a cabo los revolucionarios».

 

Payne niega con contundencia que la actual democracia española esté basada en el régimen republicano. La actual democracia “descansa en los principios constitucionales  y las normas de la Europa democrática contemporánea». Y añade:

 

Para mayor hipocresía, el gobierno de Sánchez ha ayudado a rehabilitar a los herederos del ala terrorista del nacionalismo vasco, quienes le proporcionan los cruciales votos parlamentarios necesarios para permanecer en el poder.  Están aún por procesar los nacionalistas vascos responsables de más de trescientos asesinatos sin resolver.  Pero en este caso, el gobierno de Sánchez busca borrar la memoria de las víctimas, por resultarle políticamente inoportuna.

 

Stanley G. Payne advierte del peligro de una Ley de Memoria Histórica y Democrática que “inicia una tendencia nueva en cuanto a usar la historia como arma a favor de interpretaciones probadamente distorsionadas y falsificadas que son útiles políticamente más que intelectualmente creíbles».

 

Payne cree que se está imponiendo en la izquierda una mentalidad “milenarista” que anhela imponer una “purificada utopía” que quiere ofrecer su galería de mártires políticamente correctos y convierte en chivos expiatorios a quienes señalan como autores de todos los males. El historiador ve en este movimiento una tendencia de los partidos de la izquierda hacia la represión y el control social, uno de cuyos pilares es el control mental de la “memoria”.

Columna 1

Marcelo Gullo: «Los políticos tienen un miedo atroz a defender la historia de España, los de izquierda y los de derecha». El profesor argentino desmonta en Madre patria la leyenda negra que «nos conduce a la fragmentación de España e Hispanoamérica».

 

Marcelo Gullo. Madre patria. Espasa, 2021. ISBN: 978-84-670-6249-6. 544 páginas. 21,90 €

 

Marcelo Gullo Omodeo, profesor argentino, firma Madre Patria (Espasa), un ensayo basado en fuentes históricas que desmonta los mitos que componen la leyenda negra antiespañola, la que nos ha llevado a no reconocer su enorme y rico legado. Este movimiento, que basado en mentiras cada vez con más adeptos, «nos conduce a la fragmentación, a la balcanización de España e Hispanoamérica» y es necesario frenarlo.

 

«La leyenda negra fue la obra más genial del marketing político británico», sostiene, y por eso retrocede al momento en el que comenzó todo: el descubrimiento y el poblamiento de América. Holanda e Inglaterra utilizaron la obra de Bartolomé de las Casas para desprestigiar al Imperio español. Es hasta comprensible que, entre otras armas, las potencias que se enfrentaban a España utilizaran la deformación de la historia como ataque, pero resulta casi irracional que, hoy en día, esté tan interiorizada entre los españoles hasta el punto de que pensar en nuestro pasado sea motivo de vergüenza. Dice Gullo que se ha perdido «el ser nacional».

Con datos sobre la mesa, demuestra que Hernán Cortés no fue el conquistador de México, sino el libertador de cientos de pueblos indígenas sometidos al imperialismo de los aztecas; y que Pizarro tuvo el apoyo de los indios huancas, los chachapoyas y los huaylas. Gullo asegura que la responsabilidad de la disolución del Imperio español la tuvo Fernando VII, que prefirió «estar preso en Europa y no libre en América» y reitera que es imprescindible de cara al futuro desterrar para siempre el mito de la leyenda negra de la conquista española de América.

Si nos ubicamos en esa época histórica e hiciéramos una elección popular entre Moctezuma y Cortés, ganaba Cortés por el 90% de los votos.

 

Madre patria cuenta con prólogo de Alfonso Guerra, que define como «placer morboso» el que sienten algunos al asumir esta distorsión y crítica a las instituciones públicas que dan validez a estas falsedades.

 

PREGUNTA. En este libro se evidencia que la leyenda negra no solo ha condicionado a España sino a toda Hispanoamérica. El desapego de México, los movimientos indigenistas, el derribo de estatuas… ¿sigue presente aquello de la «mala herencia» para justificar cualquier problema?

RESPUESTA. Está muy presente en el caso mexicano. Los mexicanos sufren una especie de síndrome de Estocolmo porque cada vez que tienen un problema se les ocurre decir que es por la conquista española, que en realidad no existió. Cortés no conquistó a nadie, y eso es una falsificación terrible de la historia. Si nos ubicamos en esa época histórica e hiciéramos una elección popular entre Moctezuma y Cortés, ganaba Cortés por el 90% de los votos. Los aztecas oprimían a centeneras de pueblos, les exigían tributos en sangre. Un día llegaron a asesinar a 70.000 personas en su templo. Por eso Cortés logró un ejército de doscientos mil indios. México habla de Cortés cuando tiene un problema, pero no se le ocurre decir que el 60% de su territorio fue robado por Estados Unidos. Son muy valientes delante de España y muy cobardes ante cualquier presidente de EEUU.

Hay españoles que actúan desde la ideología y no desde la realidad histórica. No es de derechas ni de izquierdas, es realidad histórica.

 

Y en la práctica, ¿esto en qué afecta?

Nos afecta a un lado y al otro del Atlántico. Es una gigantesca falsificación de la historia y no se puede construir política a partir de la falsa historia porque esto conduce a la falsa política. Así se entiende el enfrentamiento de México o Perú con España.

¿Sorprende para alguien nacido en Argentina, como usted, cómo los españoles hemos interiorizado una historia tergiversada?

Es muy curioso. Los propios españoles han creído la historia que escribieron los enemigos de España. Es un caso único, no hay otra nación en el mundo que crea a sus enemigos. No me imagino en 1900 a un francés creyendo la historia de Francia escrita por Alemania. Sin embargo, España creyó lo que contaba la Casa de Orange primero y luego Gran Bretaña. La leyenda negra es la primera fake news de la historia, es la obra más perfecta del marketing político británico. Hay españoles que actúan desde la ideología y no desde la realidad histórica. No es de derechas ni de izquierdas, es realidad histórica.

 

¿Cómo llega la leyenda negra a ser bandera del socialismo latinoamericano?

 

Cuando estalla la revolución bolchevique con Lenin a la cabeza, la Unión Soviética se suma a la leyenda negra y a fomentar el fundamentalismo indigenista. Al falsificar la historia, se crea un sentimiento de odio hacia España y se rechaza todo lo que trajo: la lengua, los valores… La Unión Soviética, viendo eso, se suma porque el fundamentalismo indigenista conduce a la fragmentación y eso interesaba porque desestabilizaba toda Hispanoamérica, que en ese momento era el patio trasero de EEUU. Cuando se convoca en 1930 la famosa reunión de los partidos comunistas de América del Sur, se decide crear repúblicas indígenas y se decide partir Bolivia en catorce naciones y el Perú en tres o cuatro. Esa idea quedó presente en una parte de la izquierda hispanoamericana.

 

¿Qué amenaza el fundamentalismo indigenista hoy?

 

Hoy vemos ese proceso del fundamentalismo indigenista en plena marcha y estamos caminando a una nueva fragmentación territorial, hacia una nueva balcanización de Hispanoamérica, con la excusa de poner en las constituciones de Perú, Colombia, Chile y Argentina el tema de la plurinacionalidad. Al final, si en el sur de Chile no van a hablar nunca más español y en el sur del Perú tampoco, la gente se va a sentir de naciones distintas. Va a explotar a largo plazo.

 

Por eso en Madre patria se compara el nacionalismo separatista catalán y el indigenismo fundamentalista. Dice que son hermanos gemelos.

 

Absurdamente se construye un falso nacionalismo catalán con una falsa historia y se le obliga a abandonar el español y hablar solo catalán. Se le miente sobre la relación entre Cataluña y España y se crea el odio. Al final, esa gente engañada pide la independencia, es natural.

 

Carod-Rovira, el que fuera vicepresidente de la Generalidad de Cataluña, promovió la concesión de una subvención millonaria a Ecuador, no para hospitales o escuelas, sino para el cultivo de lenguas indígenas. ¿A los separatistas catalanes les encantaría que en la selva ecuatoriana desapareciera el rastro español o que en Perú se hablase solo quechua?

 

Les encantaría ver aparecer cataluñas en Hispanoamérica, es decir, pedazos de tierra que odien a España y al español. Eso es lo que tienen en su imaginario porque se han creído su propia mentira. Cataluña era el corazón de España. El progreso y la industrialización de Cataluña se debió al sacrificio de todos los españoles.

 

Necesitamos que los políticos españoles se pongan los pantalones. Tienen miedo de defender España. Yo defiendo España y no tengo ni una gota de sangre española.

 

Columna 2

 

¿Estamos a tiempo de frenar la fragmentación de los distintos estados que conforman América del Sur?

Esa es una excelente pregunta, también hay que hacérsela a España. Vamos camino de una balcanización de España e Hispanoamérica. Frenar este proceso depende de si podemos desmontar la leyenda negra, el huevo de la serpiente es la falsificación de la historia que obnubila el pensamiento. Hay que explicarles a los jóvenes que hay una falsificación de la historia que condiciona el futuro de España y de Hispanoamérica.

 

¿A quiénes hay que implicar en este cambio?

A la intelectualidad y los hombres y mujeres ligados a los grandes medios de comunicación. Hay que difundir la producción académica. También corresponde a los políticos, necesitamos que se pongan los pantalones. Los políticos españoles tienen miedo de defender España. Yo defiendo España y no tengo ni una gota de sangre española – mis cuatro abuelos son italianos- pero sé que defender España es defender Hispanoamérica. Ir contra la leyenda negra es ir contra la fragmentación territorial que nos va a conducir a un subdesarrollo aún más profundo. En España, hay un miedo atroz a defender la verdadera historia de España, los de izquierda y los de la derecha.

La leyenda negra fue pulverizada por la crítica histórica seria. La primera reivindicación de España la hacen norteamericanos porque tenían evidencias.

 

Alfonso Guerra firma el prólogo de su libro.

Hay excepciones. Alfonso Guerra se ha puesto los pantalones y sale a combatir. Es un hombre de izquierdas, pero esto no es una cuestión de izquierdas ni de derechas, sino de objetividad histórica. No hay la valentía suficiente para salvar el futuro de España.

 

Parece que la corriente para desmontar la leyenda negra ha tomado fuerza en los últimos años, con autores como María Elvira Roca, pero recoge en su libro autores americanos que en el siglo XIX desmontaban la falsa historia de la conquista española. ¿Por qué no tuvieron recorrido?

La leyenda negra fue pulverizada por la crítica histórica seria. La primera reivindicación de España la hacen norteamericanos porque tenían evidencias. Pero quedó en nada cuando en los años 60 y 70, tanto en España como Hispanoamérica se hacen de izquierdas. La izquierda estaba impregnada de hispanofobia y leyenda negra. Podría no haber sido así, el socialismo no tenía que ir de la mano de la leyenda negra. Hubo socialistas argentinos, como Manuel Ugarte, que desmontaron esas mentiras. Juan José Hernández Arregui, marxista argentino, dijo que todo era un invento de Inglaterra.

Los jóvenes están siendo ganados por la leyenda negra. Eso nos conduce al suicidio geopolítico de España y toda Hispanoamérica.

 

Otros libros, en cambio, sí que tuvieron difusión. Hugo Chávez regaló a Obama Las venas abiertas de América Latina, de Eduardo Galeano.

Él mismo dijo que no lo volvería a leer ni a escribir porque en ese momento sabía poco de historia. Fue generoso consigo mismo porque yo digo que más bien sabía nada. Tuvo éxito porque fue fomentado por Cuba, sino ese libro hubiera pasado desapercibido.

 

En Madre patria aboga por una reconciliación entre «los españoles americanos» y «los españoles europeos», que pasa por terminar con el mito de la leyenda negra. ¿Hay una brecha tan grande entre ambas partes? ¿Somos conscientes?

No somos conscientes ni de la brecha ni de las cosas que nos unen. Tenemos una amnesia histórica. Nos dieron un mazazo en la cabeza que nos hizo perder la memoria. Quien pierde el pasado, no solo pierde el presente sino el futuro, porque no sabe a dónde ir. No somos conscientes de eso.

 

Y, ¿qué queda, por ejemplo, de ese amor que profesaba Carlos Gardel a España en la Argentina de hoy?

Queda mucho amor en las personas mayores, de ahí mi desesperación. Los jóvenes están siendo ganados por la leyenda negra. Eso nos conduce al suicidio geopolítico de España y toda Hispanoamérica. Hay que enseñarles que hubo mestizaje, no como en Australia que no quedó un aborigen vivo, pero nadie habla de genocidio. No se habla de lo que los ingleses hicieron en sus colonias ni sobre la conquista del Oeste por parte de los Estados Unidos, que fue feroz.

 

Usted es profesor en Argentina. Cuando comentó con su círculo más cercano este proyecto, ¿qué le dijeron?

Que estaba completamente loco porque esto implica ser expulsado de las universidades. En la universidad reina el pensamiento negrolegendario. Reina aunque muchos saben que no es cierto, pero se acomodan y tienen temor a ser expulsados y quedarse sin trabajo.

El miedo a nuestra historia. El desconocimiento de la misma. La tónica de un periodo democrático con más puntos negros que luces. Pagar más. Trabajar más para los políticos. Una enseñanza entre mediocre y mala. Una manipulación de los ciudadanos como si se tratara de una dictadura. Todos han robado. No se han solucionado los grandes problemas de los españoles. Se nos ha mentido y engañado………………….

"Los mismos problemas.....

Sobre el Autor.

Luis Miguel Riera de la Plaza

Sobre el autor

Nacido en la ciudad más antigua de occidente en 1964. Licenciado en Filosofía y Letras (Geografía e Historia) 1985-1990. Descubrí una pronta fascinación por la historia, lo que me condujo a su investigación y a sus procesos. Dedicado a la literatura con varios libros escritos, me he decidido finalmente a la publicación animado por familiares y amigos. También he colaborado en investigaciones, estudios y redacción de obras de compañeros y amigos. Armonizando esta inquietud con otros estudios como Biblioteconomía, Archivística y Documentación, Psicología Infantil, formación académica del profesorado de enseñanzas medias, coach, formador de formadores, blanqueo de capitales, perito judicial, agente inmobiliario, administrador de fincas y comunidades, y relaciones laborales.

Sobre el libro:

Robert Capa, Bilbao

En este libro encontrará el fruto de una investigación o, para ser más exactos, una parte. El contexto es el de una crisis profunda que se inicia en España y que se extiende en el tiempo sin que se encuentre una solución a la misma. En el libro le introduzco a una parte de esos partidos llamados partidos de «derecha» en un momento concreto. Así se encontrará con una serie de partidos que son incapaces de ponerse de acuerdo y por tanto una conclusión posible es la imposibilidad de que un sistema funcione. La necesidad de sobrevivir del «modelo constitucional republicano» tremendamente dividido, la existencia de una revolución comunista y el miedo en los partidos de «derecha» conducirá a buscar una solución temporal como es el enfrentamiento armado. La búsqueda del ejército lleva al apoyo de una parte del mismo a esa solución temporal. ¿Qué ocurrió? Que será el ejército el que nombre un «jefe» militar temporal hasta el final del conflicto armado, pero entenderá este que no hay una mínima base política coherente y aglutinadora en esos partidos de la «derecha» y así esa solución temporal se va alargando hasta que solo «ese jefe temporal», elegido por los militares, sea el que decida qué va a ocurrir en España.

Contacte con Luis M. Riera.

Ningún hombre es lo bastante bueno para gobernar a otros sin su consentimiento.
Abraham Lincoln