Jesus of Nazareth is a central figure in Christianity, believed by Christians to be the incarnation of God the Son and the awaited Messiah (Christ) prophesied in the Old Testament. Most Christians believe that Jesus was born in Bethlehem, in the Roman province of Judea, to a virgin mother. He is described as a Jewish preacher and religious leader who was crucified under Pontius Pilate, the Roman governor of Judea. After his death, he is said to have been buried in a tomb and resurrected three days later.

 

Jesus’ life and teachings are recorded in the New Testament of the Bible, particularly in the four Gospels: Matthew, Mark, Luke, and John. According to these accounts, Jesus performed various miracles, such as healing the sick and raising the dead. He also preached about love, forgiveness, and the Kingdom of God. His teachings emphasized the importance of faith, humility, and compassion towards others.

 

Jesus’ ministry attracted a large following, and he gained both supporters and critics. Some saw him as the long-awaited Messiah who would deliver the Jewish people from oppression, while others viewed him as a threat to the established religious and political authorities. His teachings challenged traditional religious practices and emphasized a personal relationship with God.

 

Jesus’ crucifixion is seen as a pivotal event in Christian theology. Christians believe that his death on the cross was a sacrifice for the sins of humanity, making salvation possible for all who believe in him. The resurrection of Jesus is celebrated on Easter Sunday, as a symbol of victory over sin and death.

 

The life and teachings of Jesus have had a profound impact on human history. Christianity is now one of the world’s largest religions, with billions of followers worldwide. Jesus’ message of love, forgiveness, and redemption continues to inspire people of all backgrounds and cultures.

 

In conclusion, Jesus of Nazareth is a figure of great significance in Christianity. His life, teachings, death, and resurrection have shaped the beliefs and practices of billions of people around the world. His message of love and salvation continues to resonate with people today, making him one of the most influential figures in human history.

English literature is a vast and diverse field, encompassing works from the medieval period to the present day. From the epic poems of Beowulf and Sir Gawain and the Green Knight, to the plays of William Shakespeare and the novels of Jane Austen and Charles Dickens, English literature has produced some of the world’s most beloved and enduring works of art.

 

The early modern period saw the emergence of some of the greatest writers in English literature, including Shakespeare, Christopher Marlowe, and Ben Jonson. The 18th and 19th centuries were marked by the rise of the novel, with writers such as Austen, Dickens, and the Bronte sisters producing masterpieces of social commentary and psychological insight.

 

The 20th century saw a shift towards modernism, with writers such as Virginia Woolf, James Joyce, and T.S. Eliot pushing the boundaries of form and language. The post-war period saw the emergence of a diverse range of voices, from the working-class realism of Alan Sillitoe and John Braine to the experimentalism of Samuel Beckett and Angela Carter.

 

Today, English literature continues to thrive, with writers such as Zadie Smith, Kazuo Ishiguro, and Hilary Mantel producing works that explore contemporary issues with nuance and insight. From classic works to contemporary masterpieces, English literature remains a vital and vibrant part of our cultural heritage.

Texto del Evangelio (Jn 13,21-33.36-38): En aquel tiempo, estando Jesús sentado a la mesa con sus discípulos, se turbó en su interior y declaró: «En verdad, en verdad os digo que uno de vosotros me entregará». Los discípulos se miraban unos a otros, sin saber de quién hablaba. Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa al lado de Jesús. Simón Pedro le hace una seña y le dice: «Pregúntale de quién está hablando». Él, recostándose sobre el pecho de Jesús, le dice: «Señor, ¿quién es?». Le responde Jesús: «Es aquel a quien dé el bocado que voy a mojar». Y, mojando el bocado, le toma y se lo da a Judas, hijo de Simón Iscariote. Y entonces, tras el bocado, entró en él Satanás. Jesús le dice: «Lo que vas a hacer, hazlo pronto». Pero ninguno de los comensales entendió por qué se lo decía. Como Judas tenía la bolsa, algunos pensaban que Jesús quería decirle: «Compra lo que nos hace falta para la fiesta», o que diera algo a los pobres. En cuanto tomó Judas el bocado, salió. Era de noche.

Cuando salió, dice Jesús: «Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en Él. Si Dios ha sido glorificado en Él, Dios también le glorificará en sí mismo y le glorificará pronto. Hijos míos, ya poco tiempo voy a estar con vosotros. Vosotros me buscaréis, y, lo mismo que les dije a los judíos, que adonde yo voy, vosotros no podéis venir, os digo también ahora a vosotros». Simón Pedro le dice: «Señor, ¿a dónde vas?». Jesús le respondió: «Adonde yo voy no puedes seguirme ahora; me seguirás más tarde». Pedro le dice: «¿Por qué no puedo seguirte ahora? Yo daré mi vida por ti». Le responde Jesús: «¿Que darás tu vida por mí? En verdad, en verdad te digo: no cantará el gallo antes que tú me hayas negado tres veces».

«Era de noche»

Abbé Jean GOTTIGNY

(Bruxelles, Bélgica)

Hoy, Martes Santo, la liturgia pone el acento sobre el drama que está a punto de desencadenarse y que concluirá con la crucifixión del Viernes Santo. «En cuanto tomó Judas el bocado, salió. Era de noche» (Jn 13,30). Siempre es de noche cuando uno se aleja del que es «Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero» (Símbolo de Nicea-Constantinopla).

El pecador es el que vuelve la espalda al Señor para gravitar alrededor de las cosas creadas, sin referirlas a su Creador. San Agustín describe el pecado como «un amor a sí mismo hasta el desprecio de Dios». Una traición, en suma. Una prevaricación fruto de «la arrogancia con la que queremos emanciparnos de Dios y no ser nada más que nosotros mismos; la arrogancia por la que creemos no tener necesidad del amor eterno, sino que deseamos dominar nuestra vida por nosotros mismos» (Benedicto XVI). Se puede entender que Jesús, aquella noche, se haya sentido «turbado en su interior» (Jn 13,21).

Afortunadamente, el pecado no es la última palabra. Ésta es la misericordia de Dios. Pero ella supone un “cambio” por nuestra parte. Una inversión de la situación que consiste en despegarse de las criaturas para vincularse a Dios y reencontrar así la auténtica libertad. Sin embargo, no esperemos a estar asqueados de las falsas libertades que hemos tomado, para cambiar a Dios. Según denunció el padre jesuita Bourdaloue, «querríamos convertirnos cuando estuviésemos cansados del mundo o, mejor dicho, cuando el mundo se hubiera cansado de nosotros». Seamos más listos. Decidámonos ahora. La Semana Santa es la ocasión propicia. En la Cruz, Cristo tiende sus brazos a todos. Nadie está excluido. Todo ladrón arrepentido tiene su lugar en el paraíso. Eso sí, a condición de cambiar de vida y de reparar, como el del Evangelio: «Nosotros, en verdad, recibimos lo debido por lo que hemos hecho; pero éste no hizo mal alguno» (Lc 23,41).

Sobre el autor.

Luis Miguel Riera de la Plaza

Sobre el autor

Nacido en la ciudad más antigua de occidente en 1964. Licenciado en Filosofía y Letras (Geografía e Historia) 1985-1990. Descubrí una pronta fascinación por la historia, lo que me condujo a su investigación y a sus procesos. Dedicado a la literatura con varios libros escritos, me he decidido finalmente a la publicación animado por familiares y amigos. También he colaborado en investigaciones, estudios y redacción de obras de compañeros y amigos. Armonizando esta inquietud con otros estudios como Biblioteconomía, Archivística y Documentación, Psicología Infantil, formación académica del profesorado de enseñanzas medias, coach, formador de formadores, blanqueo de capitales, perito judicial, agente inmobiliario, administrador de fincas y comunidades, y relaciones laborales.

Sobre el libro:

Robert Capa, Bilbao

En este libro encontrará el fruto de una investigación o, para ser más exactos, una parte. El contexto es el de una crisis profunda que se inicia en España y que se extiende en el tiempo sin que se encuentre una solución a la misma. En el libro le introduzco a una parte de esos partidos llamados partidos de «derecha» en un momento concreto. Así se encontrará con una serie de partidos que son incapaces de ponerse de acuerdo y por tanto una conclusión posible es la imposibilidad de que un sistema funcione. La necesidad de sobrevivir del «modelo constitucional republicano» tremendamente dividido, la existencia de una revolución comunista y el miedo en los partidos de «derecha» conducirá a buscar una solución temporal como es el enfrentamiento armado. La búsqueda del ejército lleva al apoyo de una parte del mismo a esa solución temporal. ¿Qué ocurrió? Que será el ejército el que nombre un «jefe» militar temporal hasta el final del conflicto armado, pero entenderá este que no hay una mínima base política coherente y aglutinadora en esos partidos de la «derecha» y así esa solución temporal se va alargando hasta que solo «ese jefe temporal», elegido por los militares, sea el que decida qué va a ocurrir en España.

Contacte con Luis M. Riera.

Ningún hombre es lo bastante bueno para gobernar a otros sin su consentimiento.
Abraham Lincoln
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad