LA DERECHA ESPAÑOLA

CRISIS AÑOS 30

LUIS MIGUEL RIERA DE LA PLAZA

La derecha española. Crisis de los años 30

Sobre el autor:

Sobre el autor

Nacido en la ciudad más antigua de occidente en 1964. Licenciado en Filosofía y Letras (Geografía e Historia) 1985-1990. Descubrí una pronta fascinación por la historia, lo que me condujo a su investigación y a sus procesos. Dedicado a la literatura con varios libros escritos, me he decidido finalmente a la publicación animado por familiares y amigos. También he colaborado en investigaciones, estudios y redacción de obras de compañeros y amigos. Armonizando esta inquietud con otros estudios como Biblioteconomía, Archivística y Documentación, Psicología Infantil, formación académica del profesorado de enseñanzas medias, coach, formador de formadores, blanqueo de capitales, perito judicial, agente inmobiliario, administrador de fincas y comunidades, y relaciones laborales.

Sobre el libro:

Robert Capa, Bilbao

En este libro encontrará el fruto de una investigación o, para ser más exactos, una parte. El contexto es el de una crisis profunda que se inicia en España y que se extiende en el tiempo sin que se encuentre una solución a la misma. En el libro le introduzco a una parte de esos partidos llamados partidos de «derecha» en un momento concreto. Así se encontrará con una serie de partidos que son incapaces de ponerse de acuerdo y por tanto una conclusión posible es la imposibilidad de que un sistema funcione. La necesidad de sobrevivir del «modelo constitucional republicano» tremendamente dividido, la existencia de una revolución comunista y el miedo en los partidos de «derecha» conducirá a buscar una solución temporal como es el enfrentamiento armado. La búsqueda del ejército lleva al apoyo de una parte del mismo a esa solución temporal. ¿Qué ocurrió? Que será el ejército el que nombre un «jefe» militar temporal hasta el final del conflicto armado, pero entenderá este que no hay una mínima base política coherente y aglutinadora en esos partidos de la «derecha» y así esa solución temporal se va alargando hasta que solo «ese jefe temporal», elegido por los militares, sea el que decida qué va a ocurrir en España.

Escritor e investigador. Libro : La derecha española. Crisis de los años treinta

Página web de Luis M. Riera

Luis Miguel Riera
Ningún hombre es lo bastante bueno para gobernar a otros sin su consentimiento.
Abraham Lincoln
Primera globalización es por una parte el término que denomina el proceso español o hispánico que inicia el descubrimiento de América (1492), la circunnavegación del globo y las consecuencias culturales, comerciales, jurídicas y políticas del Imperio Español y en menor medida el Imperio Portugués .1​ Por otra parte, primera globalización es también el término utilizado por los historiadores económicos para describir el período de globalización del comercio y las finanzas que tuvo lugar entre 1870 y 1914.

La primera globalización, desde el punto de vista del pensamiento y la ciencia, se sustenta y desenvuelve en dos grandes momentos definidos por la Escuela de Salamanca, creadora del moderno Derecho internacional a través del derecho de gentes, así como de la moderna teoría económica, y la Escuela Universalista Española del siglo XVIII, es decir la tardía Ilustración hispánica, humanística y científica, que alcanza hasta la caída del Imperio español.2



La primera globalización concierne decisivamente a la relación de Europa tanto con Asia como con América y la formación de los virreinatos de Hispanoamérica, y por ello le es inherente la gran polémica del Nuevo Mundo que, iniciada a fines del siglo xv, discurre sobre todo durante los siglos que van del XVI al XIX.3

La circunnavegación se cumple en el viaje de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano en 1519-1522.4​ Más allá de las circunstancias político-administrativas y el ingente proyecto civilizatorio desplegado, el pensamiento de la primera globalización se sustenta en la Escuela de Salamanca y, entre sus consecuencias decisivas, se encuentran el gran fenómeno iberoamericano del mestizaje5​ y el proyecto jurídico-político representado por el Derecho Internacional moderno fundado por Francisco de Vitoria y otros filósofos salmanticenses, culminando en Francisco Suárez y Juan de Mariana.
Las rutas comerciales más importantes de este fenómeno de la globalización fueron las marítimas establecidas por el Galeón de Manila (entre Filipinas y Nueva España) y la flota de Indias y flota de Galeones, que teniendo puerto en La Habana y Veracruz, interconectadas tenían origen y destino en Sevilla (siglos XVI-XVII) y más tarde (siglo xviii), en Cádiz. Pero las rutas comerciales, en principio guiadas sobre todo por el comercio de las especias, fueron también culturales, y pronto comenzaron a ser amenazadas por la piratería, especialmente británica y holandesa.6​
Según reiteradamente constata la historiografía, «uno de los hitos de la relación entre Asia y Occidente, además de la apertura de una ruta comercial doblando el Cabo de Buena Esperanza (en 1488 alcanzado por Bartolomé Díaz), fue sin duda el descubrimiento de las islas Filipinas (brevemente exploradas en 1521 por Magallanes), archipiélago que se convertirían en base de la cultura occidental en Asia, ya a partir del segundo tercio del siglo XVI, una vez establecida la ruta Manila-Acapulco. Ésta fue fijada por el agustino Andrés de Urdaneta, quien encontró en 1565 la derrota que hizo posible el “tornaviaje” entre Filipinas y Nueva España. Por este derrotero habría de navegar durante más de 250 años el Galeón de Manila o Nao de la China. Quedaba así determinada la ruta que unía a tres continentes. Las naos (luego galeones y navíos) españolas salían del puerto de Manila con dirección a Acapulco. Allí las mercancías destinadas a Europa se transportaban hasta el puerto de Veracruz, situado en el Atlántico, a través de un recorrido conocido como el “camino de China”. De Veracruz zarpaban los barcos con destino a Cádiz y Sevilla».7​
La Independencia de las repúblicas americanas durante el siglo xix inicia el fin del dominio español en el proceso de creación y desarrollo de la primera globalización y el mayor sistema mundial de comunicaciones hasta la fecha conocido, intervención que se prolongaría sin embargo hasta el final de la centuria con la pérdida de las provincias de Puerto Rico, Cuba y Filipinas como consecuencia de la intromisión de la emergente potencia internacional norteamericana.8​
Ningún hombre es lo bastante bueno para gobernar a otros sin su consentimiento.
Abraham Lincoln
Luis Miguel Riera
Ningún hombre es lo bastante bueno para gobernar a otros sin su consentimiento.
Abraham Lincoln
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad